Campañas ambientales

NAVIDAD

02. ¿Podemos ser más ecológicos eligiendo nuestros adornos navideños?

Siempre se puede ser más ecológico en cualquier ámbito de nuestra vida cotidiana y eso también incluye en la elección de nuestra decoración navideña.

Una posibilidad es sustituir los adornos de plástico cuya materia prima es el petróleo, que genera polución y contaminación de aguas y suelos por materiales biodegradables como la madera, piñas, hojas secas, ramas, cartón, telas de algodón… En muchas tiendas nos ofrecen este tipo de productos ecológicos y también podemos encontrar en el campo o parques; piñas, ramitas y piedras que pueden formar parte de nuestro belén.

Hay que evitar el uso de acebo y musgo, ya que el primero de ellos está en peligro de extinción y el musgo es un elemento necesario en la naturaleza ya que ayuda a conservar el suelo y permite la germinación de las semillas.

También podemos poner a prueba nuestra imaginación y originalidad intentando realizar los adornos nosotros mismos con materiales que tenemos por casa, de esta manera aprovechamos aquellas cosas que pensamos tirar a la basura y además conseguimos adornos exclusivos.

Uno de los elementos estrella en la Navidad es el árbol. La gente baraja la posibilidad de obtenerlo artificial o natural. El más ecológico es el abeto natural, además cuidándolo bien puede durarnos mucho tiempo siempre y cuando lo reguemos de forma frecuente, lo alejemos de fuentes de calor y le aportemos tierra suficiente para que tenga nutrientes. Pero si nos cansamos pronto de él siempre existe la posibilidad de transplantarlos o que sea aprovechado como abono. Muchos Ayuntamientos cuentan con dispositivos de recogida de árboles.

Los árboles artificiales son menos ecológicos, la mayoría de ellos son de plástico, por tanto su producción es más contaminante aunque la ventaja es que si los cuidamos bien pueden durarnos muchos años.

Una forma de reducir esta contaminación es comprando árboles hechos con material reciclado aunque también podemos intentar fabricarlos nosotros mismos con envases y ramas.

Pero lo que más impacto genera en el medio ambiente de la Navidad es la cantidad de regalos que damos y recibimos. Aquí es donde debemos prestar más atención para ser más sostenibles.

  • Lo primero de todo es ser conscientes de lo que necesitamos y lo que pueden necesitar nuestros familiares y amigos. Regalar por regalar no es una costumbre nada ecológica y muchas veces esos regalos que damos o recibimos acaban en un lugar perdido de nuestra casa o en la basura, aumentando el volumen de residuos.
  • No todos los regalos tienen que ser objetos materiales, podemos regalar entradas para algún espectáculo, escapadas o visitas a determinados lugares.
  • También podemos optar por elaborar los regalos nosotros mismos. De esta manera podemos desarrollar nuestra imaginación aprovechando cualquier material que tengamos por casa y ahorrando dinero.
  • Si no somos excesivamente manitas pero queremos que nuestros regalos no provoquen un gran impacto sobre el medio ambiente, muchas tiendas nos ofrecen productos ecológicos, hechos con materiales reciclados, biodegradables, sin utilizar productos químicos y sin que en su elaboración hayan supuesto un daño para los animales o los ecosistemas.

Los regalos más comprados en Navidad son los juguetes de los niños. La mayoría de ellos son de plástico y muchos llevan pilas y baterías, que son muy contaminantes. Pero también hay gran cantidad de juguetes que no generan un impacto sobre el medio ambiente. Los formados por madera, caucho natural, trapo o realizados con materiales reciclados pueden ser una buena opción para estas Navidades.

Para transportar todo lo que compramos para estas fechas necesitamos bolsas. Para evitar la generación de muchos residuos de plástico podemos llevar nuestras bolsas de tela que podremos reutilizar muchas veces. Si nos dan una bolsa de plástico tras nuestra compra debemos evitar tirarla nada más llegar a casa ya que nos puede valer para próximas compras, así reducimos la necesidad de fabricar tantas bolsas para el comercio.

Anterior: ¿...mejorar nuestro rendimiento energético?

Siguiente: ¿... qué hacemos con todo?

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies